Explorando 'el laberinto de la soledad'

Posted

En mi última columna escribí sobre una monja española que escribió en el siglo XVII, que fue una figura literaria famosa y reconocida aunque tomó los hábitos joven. Hoy, quiero continuar con otro escritor mejicano (autor del libro "El Laberint de la Soledad") que no solo es famoso, sino que hasta es un premio Nóbel de literatura y producto del siglo XX. Octavio Paz (1914-1998) no solo fue un excelente escritor, poeta, diplomático y un verdadero "hombre del renacimiento" sino que fue también un excelente ejemplo del ser mejicano. Me pregunto cuan conocido es hoy día, particularmente aquí en Taos?. Ustedes conocen el famoso dicho: tan cerca y sin embargo tan lejos…

Octavio Paz, fue educado e influenciado por la literatura y filosofías europeas (así como religiones y filosofías orientales) fue también un diplomático y en gran medida, un ciudadano del mundo. Sin embargo, nunca abandonó su origen mejicano y fue conocido y respetado en toda América Latina. Una de sus grandes obras es El Laberinto de la Soledad donde él analiza algunas de las características culturales mejicanas, tan diferentes de sus vecinos en el norte. La soledad no es exactamente el estar solo. La soledad es lo que motiva a un pueblo a buscar refugio en mitos y creencias que tratan con los misterios de la vida y la muerte. La soledad es el paraguas que cubre las dos pérdidas que marcan a nuestras vidas: el nacer y la muerte. Estos dos eventos tan importantes, más que separarlos, une a los pueblos. Paz habla del Día de los Muertos como un acontecimiento que hace que grupos se junten los unos con los otros y, el mito del culto es el poxi que une a un grupo con el otro. Además, es una forma de conquistar el miedo a la muerte, tan común aquí al norte del río! De manera excelente Paz describe como el mejicano disfraza sus sentimientos (lo lamento, pero Paz habla del hombre mejicano. En unos segundos me dirigiré a su trato de la mujer). El compara excelentemente al ser mejicano con su contraparte en el norte, tan cerca y al mismo tiempo tan diferente. Lo extraordinario es que Paz no juzga, solo analiza.

Desafortunadamente hoy día en América pareciera que estamos sufriendo de una epidemia de soledad (definitivamente ayudada por la media social) pero no tenemos la esencia cultural que Méjico tiene. Sufrimos de un individualismo que no nos permite enfrentar crisis y de un positivismo que no nos permite comportarnos como verdaderas comunidades. Si, existen grupos en América, pero no representan a una cultura nacional. Más que unir a la gente, la separa, sin importar el daño que eso puede provocar.

Para Paz, el remedio para la soledad es el amor y, el amor a una mujer. Sin embargo, la mujer no puede actuar independiente del hombre: "La mujer vive presa en la imagen que la sociedad masculina le impone; por lo tanto solo puede elegir rompiendo consigo misma". Según Paz es muy difícil para una mujer poder amar verdaderamente, poder elegir, poder ser verdaderamente ella misma. Al hombre también le cuesta ser si mismo, porque como la mujer que es prisionera de las normas de la sociedad, el hombre no puede actuar libremente y conquistar a sus temores. La verdad es que la vida es una dualidad entre, el bien y el mal, amor y odio, lo real y lo ideal, lo racional y lo irracional…

Amigos lectores, hoy día estamos unidos por distintas crisis, por fenómenos sociales diferentes que amenazan nuestro verdadero ser, no solo como individuos sino como nación, como una comunidad de gente. Me parece interesante y oportuno, así como enriquecedor, usar el trabajo de una religiosa del siglo XVII y de un respetado escritor del siglo XX, para ver si nos pueden ayudar a resolver el desastre en que estamos metidos. Después de todo, no hay nada nuevo bajo el sol, verdad? Por que no utilizar lo mejor que ya se ha producido? Todavía hay mucho lugar para enriquecernos y para beneficiarnos por trabajo que está disponible y tan cerca de cada uno de nosotros.

La versíon en inglés de esta historia está aqui.

Comments