Debemos agradecer que vivimos hoy día

Por Jerry A. Padilla
Para The Taos News
Posted 2/20/19

A veces se pone uno a platicar tocante a nuestra cultura, historia y tiempos de nuestros antepasados nuevo mexicanos y que suave sería entonces.

You have exceeded your story limit for this 30-day period.

Please log in to continue

Log in

Debemos agradecer que vivimos hoy día

Posted

A veces se pone uno a platicar tocante a nuestra cultura, historia y tiempos de nuestros antepasados nuevo mexicanos y que suave sería entonces. Nuestros tatarabuelos sobrevivieron tiempos históricos interesantes y la realidad es que aunque no tenían mucho, al acostarse cada noche le daban gracias a Dios por haber sobrevivido otro día.

Vamos a "hacer de cuenta" ó imaginar cómo sería pasar un tiempecito unos 150 años pasados. Acuérdense, ellos no conocían ni la mitad del materialismo que conocemos. No había electricidad, ni todo que tenemos ahora que no funciona sin el poder eléctrico. Es ejemplar del hogar de gente común que no tienen criados ni siervos que hagan todo el trabajo.

Al levantarse, lo primero es prender una vela hecha en casa, de manteca, porque está oscuro. Si no hay fósforos, tienen que echar lumbre con palitos en las brazas de la noche antes en la hoguera o la estufa de leña para calentar la casa, hacer el desayuno y calentar agua con que lavarse. Tal vez la tarde antes habían llenado un barril con agua, cubeta por cubeta. Mientras se caliente el agua sale uno a abriles a los animales.

El privado está alejado de la casa, y es necesario entrar, frío ó no, para hacer las necesidades.

Borregas, vacas, cabras o caballos necesitan salir del corral al agua. Si es invierno tienen que quebrar el hielo en el estanque o río para que beban.

Al volver, el agua ya ha hervido y si hay alguien más en casa, tal vez ya están preparando el desayuno.

Si no tienen gallinas para huevos, tal vez el desayuno sea aveno, ó algún tipo de grano cocido, tortillas o pan hechos el día antes. Si tiene que seguir a la manada de animales, el desayuno puede ser una bebida de agua y un pedazo de tortilla, carne seca ó cualquier comestible que se pueda llevar con uno.

El día entero se pasa trabajando. Hombres y mujeres, jóvenes y ancianos que no están descapacitados acaban una tarea para comenzar otra. Hombres y muchachos cuidan de animales, mientras otros escardan las labores, ó riegan, porque la mayoría de la comida se cosecha por uno mismo. Cada temporada tiene sus trabajos.

Todos toman su turno con las tareas. Las mujeres pasan el día cuidando niños, partiendo leña, jalando agua, cocinando, y limpiando con escobas hechas por ellas mismas. Si se quiebra algo, pues se tiene que componer porque está muy lejos para visitar una tienda cada rato.

Nomás para lavar ropa es necesario hervir barriles de agua, echar la ropa, menearla en el agua caliente, sacarla, dejarla enfriar para esprimirla con la mano, ponerla en un sitio donde se seque, y después juntarla, doblarla, y alzarla.

Mientras tanto comienzan a amasar para hacer tortillas o pan. No se le deja apagar la lumbre de la estufa, de manera que es necesario embocar más leña partida diario. Algunos días hacían velas, queso, o juntaban remedios y comidas para secar. Siempre era algo diferente requiriendo ciertas destrezas.

Los hombres siguen, tal vez cortando yerba y zacate para los animales, componiendo acequias, haciendo adobes, también ayudando a partir leña, jalar agua, juntar leña, cargarla en burros y volver al rancho. Cada temporada tiene sus tareas.

Si el trabajo está cerca de la casa, tal vez hayan vuelto a comer y descansar un rato. Se tiene que hacer todo lo posible durante la luz del día, porque no hay electricidad. A veces durante la luna llena hay suficiente luz para cosechar ó hacer algún otra tarea.

Antes que se ponga oscuro, algunos cenan para tener tiempo de encerrar a los animales antes que se llegue la noche. Ya estando todo asegurado, puede pasar la familia poco tiempo juntos. Las mujeres tal vez siguen remendando ó cosiendo ropa, limpiando frijol o desgranando maíz ó amasando para la comida del día siguiente.

En la tarde después de la cena si no están tan cansados que se acuestan al ponerse el sol, a lo mejor pasan poco tiempo platicando, contando historias, ó si se aproxima un día festivo preparando ropa limpia y practicando cantos y canciones. Los hombres estarán tocando tombés, y componiendo coplas. El poco entretenimiento que había, lo hacía la gente. Eso era un mundo sin televisora, la radio, tocadiscos, refrigeradora, teléfono, juegos vídeos, aparato de vídeos, lavadoras y secadoras de ropa ni donde ir a comprar porque casi ni dinero había.

Cuando no habían todos los medios de entretenimiento que tenemos hoy día, no es decir que la gente no se divirtía. Cada pueblito, aldea, puesto, hacienda, ó placita tenía sus músicos, trovadores, poetas, y artesanos. Un domingo que no trabajaban, después de ir a la Misa ó servicios religiosos, si había una capilla ó iglesia cerquita, practicaban las tradiciones antiguas.

Las familias se juntaban en la tardecita, cenaban juntos y se ponían a preparar trajes, aprender versos, coplas y canciones y de una generación a otra mantenían vivas nuestras tradiciones. Todos los hombres hispanos de Nuevo México sabían cantar al estilo de los indios de los llanos y nómadas. Había por la mayor parte paz entre los indios nómadas y los hispano-mexicanos y los Pueblo.

De los indios aprendieron a cantar los cantos acompañados de los tombés. Los hombres hispanos cantaban después del trabajo y mientras viajaban en el transcurso de trabajo que tenían que hacer. Todos los hombres de un lugar se juntaban para hacer el trabajo, ayudándose unos a los otros. En donde pasaban la noche, en su campo, sacaban los tombés y cantaban para divertirse un poco antes de dormir.

Si quisieran comprender poco mejor como vivía la gente entonces pueden visitar la Hacienda de los Martínez. Observen la cocina, los cuartos y las salas e imagínese viviendo así, y entonces deciden si no agradecen vivir en estos tiempos. La gente entonces trabajaba desde que se levantaba el sol hasta que se ponía, y a veces en lo oscuro, sólo para vivir, pero ¿quién sabe si no estaban más contentos y saludables?

Comments


Private mode detected!

In order to read our site, please exit private/incognito mode or log in to continue.