¿Por qué nunca ha reconocido Taos a su héroe local Joe P. Martínez?

Por Jerry A. Padilla
Para The Taos News
Posted 5/24/18

Nota de la editora: Este historia fue publicado en el Taos News por el Día Memorial 2008. Padilla murió en 2012.

You have exceeded your story limit for this 30-day period.

Please log in to continue

Log in

¿Por qué nunca ha reconocido Taos a su héroe local Joe P. Martínez?

Posted

Hace unos pocos días mientras conversando con veteranos de la Guerra de Vietnam, uno de aquí del Pueblo de Taos, y el otro de un pueblito del Condado de Colfax, entre otros, decidí escribir esto. Surgió el idea entre la plática que Nuevo México tiene una de las cantidades más grandes de soldados que han recibido la Medalla Congresional de Honor del porcentaje según la población por cada cien personas que otros estados. No obstante, muchos de ellos lo recibieron después de haber muerto a causa de la acción por cual fueron premiados, ó como se dice póstumo.

Algunos tal vez se acuerden de otros de la era de Vietnam que fueron premiados, desde Nuevo México, tal como Louis R. Rocco y Daniel Fernández. Fernández fue otro que recibió este honor póstumo, y Rocco lo reclama California, siendo que allí vivía cuando ingresó al militar. También tenemos a Hiroshi Miyamura de Gallup, de la guerra en Corea, así como otros de la Segunda Guerra.

A poco no saben que uno de esos soldados premiados con dicho honor, por sus obras en la Segunda Guerra Mundial, nació en Taos, se crió en Talpa, y lo reclama el pueblito de Ault, Colorado en donde sí lo han reconocido. La familia de Joe P. Martínez, aun nativos de este área, se fue en busca de empleo a Colorado.

José Pantaleón Martínez era hijo de Juan y Dovijen Martínez de Talpa. Atendió la escuela elemental en Talpa, y todavía hay algunos que se acuerdan de Joe Martínez y su familia de cuando todavía estaban aquí. Se fue la familia en busca de empleo en 1929, en donde su papa trabajó por Oscar Salzburg en Ault, por diez años, según Joe Kralich y el finado Fermín Argüello en un artículo en El Crepúsculo del 7 de nov., de 1991.

En la conversación estos veteranos discutían las obra de Martínez, y otra vez resultó la pregunta, "Si es de origen Taoseño, ¿por qué no hay una estatua, ó algo con su nombre reconociendo la contribución a la defensa de la nación de una familia local en Taos?" "¿Qué no es justo que un héroe local se debe reconocer por el lugar en donde nació.?"

Pues uno de los intentos de este artículo para el Día Memorial, es de llamar la atención a esto, y ojalá se interesa suficiente gente local para hacer lo necesario para reconocer a otro de nuestros héroes y veteranos locales.

Martínez era un joven de 23 años, soldado raso en la Compañía K, Regimiento de Infantería 32 de la Séptima División. Se encontraba con sus compañeros, incluso José de la Luz Romero, de Llano Quemado, en Alaska, en la campaña de mayo de 1943 de la Isla Attu. Las fuerzas americanas trataban de tomar posesión de ciertas de las Islas Aleutas, territorio americano que el ejercito japonés, había invadido. Era en otro esfuerzo de varias en la batalla de Attu en cual Martínez y los soldados americanos trataban de desalojar al enemigo de unas lomas.

En la acción del día 26 de octubre, fue en cual se destacó Martínez, según el libro United States of America's Congressional Medal of Honor Recipients. Fue citado según su récord por gallardía conspicuo e intrépido sobre y arriba de su deber, en acción contra el enemigo. Durante días, en esfuerzos repetidos de desalojar de una posición clave defensiva muy alto en precipicios cubiertos de nieve en la sierra entre la Bahía East Arm Holtz y el Puerto Chichagof que habían sido rechazados tratando de lograr un paso por la sierra, objetivo muy importante. Otra vez atacando la fuerza japonesa, al principio avanzaban los soldados americanos. que fueron detenidos por la fusilaría enemiga. En esto Martínez, cargando su rifle automático Browning, (BAR por sus siglas en ingles,, continuo avanzando, a pesar de la furia de la balacería, animando sus compañeros. Por su ejemplo varios lo siguieron. Subiendo la loma, Martínez eliminaba la resistencia de los enemigos con su arma y granadas. Por sus esfuerzos, los americanos poco a poco lograban éxito. A pesar de obstáculos prohibiendo el avance, Martínez continuaba el ataque, guiando a sus compañeros, eliminando posiciones defendidos muy fuerte. Al entrar al paso, Martínez otra vez encontrando fuerte resistencia, continuó el ataque, siendo herido mortalmente mientras eliminaba la posición más fuerte defendida. Por sus esfuerzos, los soldados americanos se animaron tanto que pudieron tomar este objetivo. Resultó en eliminar la resistencia de los japoneses, y tomaron los americanos esta posición clave, para poder concluir la campaña, resultando en la victoria que desalojó a los enemigos, Pero, a causa de sus heridas, Martínez murió. Por su ejemplo y liderazgo resultando en la victoria, Martínez fue premiado, su familia recibiendo el honor por el sacrificio de él.

Este artículo es otro esfuerzo de llamarles la atención a los líderes municipales, a ver si es posible inspirar lo necesario para que la memoria de nuestro héroe local de la Segunda Guerra sea honrado, tal vez con una estatua, u otro tipo de honor reconociendo a este hijo local. ¿Qué les parece tal idea? Tenemos un memorial para los que sirvieron en Bataan, una estatua del Padre Antonio José Martínez, y pues, sobra espacio para algo llamando la atención al Soldado Raso, Joe P. Martínez, el único recipiente de la Medalla Congresional de Honor, nacido en Taos.

Comments


Private mode detected!

In order to read our site, please exit private/incognito mode or log in to continue.